CONTRAPUNTO (X): CONTRAPUNTO INVERTIBLE

Un tipo especial de contrapunto es el contrapunto invertible. Se denomina así aquel cuya voz superior se puede invertir con la inferior resultando en un conjunto igualmente aceptable según la esencia del contrapunto y de la consonancia.

Habitualmente no se utiliza en una composición completa, pero sí es un recurso eficaz para alguas partes o secciones.

Si nos atenemos a las costumbres clásicas de la consonancia y disonancia tendremos que observar que el contrapunto esté construido enteramente con intervalos consonantes, como veremos a continuación. Si estamos en un entorno más contemporáneo, estos conceptos de consonancia y disonancia pueden ser diferentes.

Cuando tenemos dos línea melódicas y aplicamos el contrapunto invertible, también se llama contrapunto doble. Cuando el contrapunto invertible se realiza con más líneas se llama contrapunto triple, cuádruple, si bien es muy complicado mantener la "invertibilidad consonante" con más de dos líneas.

Veamos qué sucede con los intervalos cuando los invertimos.
En el contrapunto clásico consideramos consonantes la tercera y la sexta, usando la quinta y la octava/unísono también como consonante pero en menor cantidad. Las segundas, séptimas y cuartas son disonantes. Los intervalos compuestos (intervalo + octava) los reducimos a los simples.

Por tanto para realizar contrapunto doble hemos de utilizar en todas las notas importantes exclusivamente:
  • terceras.... al invertirse serán sextas
  • sextas.... al invertirse serán terceras
  • octavas o unísonos.... al invertirse seguirán igual
 ¿Qué ocurre con las quintas? Deben evitarse en el contrapunto doble dado que al invertirlas se convierten en cuartas disonantes.


Esto no quiere decir que nuestro contrapunto tenga exclusivamente terceras, sextas y octavas. Podemos usar todo tipo de intervalos siempre que queden como notas de paso, auxiliares y notas no principales.

En este pequeño ejemlo vemos como en la primera versión (3 compases) los intevalos en momentos importantes son terceras, sextas y octavas. Si bien hay segundas y quintas que se ocnvierten en itervalos disonantes, están en posiciones débiles o como notas auxiliares, con lo que no afecta al grueso del contrapunto.




Veamos con un ejemplo:



Finalmente veamos cómo utiliza Bach el contrapunto doble en la invención nº6 (primeros compases):

Comentarios