CÓMO SONAR IMPRESIONISTA CON 7 NOTAS DE LA ESCALA MAYOR

Sinceramente, la música tonal está muy "trillada". Desde luego que aún se puede decir mucho en Do mayor. La intención de hoy es mostrar una manera sencilla para enriquecer una armonía básica usando solo las 7 notas diatónicas del modo mayor.
Para ello, tenemos que tener una mentalidad abierta y probar con combinaciones de notas. Es cierto que los acordes diatónicos de Do mayor son los que son, pero en armonía cualquier combinación de notas es un acorde, tenga o nombre o no.

Aquí hay una serie de posibles acordes de tres notas y de cuatro notas que son posibles, como ejemplo, a partir de la escala de Do mayor. Todo acorde se puede cifrar de alguna manera, y aunque así lo he hecho, es solo con intención ilustrativa, pues no tiene sentido cifrar acordes de este tipo.
Estamos acostumbrados a que los acordes se construyan siempre por terceras superpuestas, pero otros intervalos son posibles: segundas, cuartas, quintas...






Veamos un pequeño ejemplo. En esta breve composición, hay una frase que comprende del compás 1 al 6. La armonía es una armonía estándar I - IV - V - I - iii - V. Es decir, hay flujo armónico con reposo y tensión, acabando en el dominante en el compás 6 para retomar la melodía.
En los siguientes compases 7-12, la melodía es exactamente la misma. Pero para dar una sensación totalmente nueva (repetición + variación), los acordes los hemos utilizado de una forma totalmente liberal como en las tablas anteriores. Así:

Compás 7: el primer acorde de la mano izquierda es C - A - B, un acorde con base en Do, cuyo nombre sería difícil establecer. Lo que importa es que estamos dando la sensación de tónica con el Do. En ese mismo compás en la segunda parte se forma un acorde de "más o menos" La (como no tiene tercera, no es ni mayor ni menor). Observemos que en la melodía hay un Fa, un Re..., aparentemente fuera de lugar con estos acordes (Fa es nota a evitar tanto en acorde de Do como La menor). No importa, al liberalizar nuestra armonía, estamos dando a entender que la melodía puede fluir sin que ninguna nota esté condenada.

Compás 8: el acorde no tiene mucho secreto en la mano izquierda: G - D - E - F, puede decirse que es un G7 (con 6ª, sin 3ª), pero lo novedoso es que está armonizando un Do en la melodía.

Compás 9: en la mano izquierda se dibuja un acorde da La menor, en la melodía sin embargo tenemos Re y Fa (supuesta nota a evitar). Es un acorde que genera tensión también.

Compás 10: en esta cadencia intermedia el conjunto de todas las notas hace que suene un acorde de Em, también con un Fa (supuesta nota a evitar).

Compás 11: iniciamos de nuevo con un acorde en la mano izquierda que está formado por segundas: Mi - Do - Re, aunque se separe una octava. En la segunda parte suena en conjunto Si - La - Mi - Sol - Do, de nuevo incurable.

Compás 12: en el final se produce un efecto interesante. Debido a la flexibilidad y relajación de la armonía, podemos terminar en la sensible Si, además duplicada descaradamente. Debajo un acorde por quintas: F - C - G. 

De este modo, quedaría preparado para continuar con otra frase en Do mayor, o 
La menor, etc... O bien terminar ahí. Y hemos conseguido que una frase suene dos veces de forma diferente.




Este es un ejemplo más de cómo conseguir evitar la monotonía a la vez que reafirmamos la melodía, de una forma sencilla y eficaz.
Por supuesto podemos aplicarlo a cualquier tonalidad.

Comentarios